Número 0

¿Quién mató a Walter Benjamin?*

Había perdido sus libros, a sus amigos, le quedaba su libertad y antes de que los nazis se la quitaran eligió morir: una carta explicatoria, una sobredosis de morfina y listo, libre de la Gestapo. ¿Pudo ser de otro modo? ¿Por qué Walter Benjamin redujo sus opciones a morir o caer preso? Una historia de infortunios y muchos cabos sueltos que siembran dudas sobre lo que Brecht calificó como la primera pérdida verdadera que Hitler causó a la literatura alemana.

por: juan ignacio rodríguez

Cuenta una leyenda alemana que un “hombrecito jorobado” es el responsable de todas las calamidades infantiles: «Cuando en mi sótano quiero entrar/para mi bota de vino sacar; (más…)

Anuncios

Montaigne y el aburrimiento en la filosofía

por: alejandro fielbaum s.

“ El testimonio más seguro de la sabiduría es un gozo constante interior; su estado, como el de las cosas superlunares, jamás deja de ser la serenidad y la calma; esos terminajos de baroco y baralipton, que convierten la enseñanza de los sabios artificiales en tenebroso lodazal, no son la ciencia, y los que por tal la tienen, o los que de tal suerte la explican, no la conocen más que de oídas… Por no haber logrado alcanzar esta virtud suprema, hermosa, triunfante, amorosa y deliciosa, al par que valerosa, natural e irreconciliable enemiga de todo desabrimiento sinsabor, de todo temor y violencia, que tiene por guía a naturaleza y por compañeros la fortuna y el deleite, los pedantes la han mostrado con semblante triste, querelloso, despechado, (más…)


Montaigne, mortalidad y sufrimiento

por: alfonso pizarro*

A medida que es más corta la posesión del vivir, he de hacerla más profunda y más plena”

(Montaigne, De la experiencia, p. 397 del vol. III)

Pareciera ser que la condición humana está destinada al sufrimiento, y nada más que al sufrimiento. Sin importar lo que se haga, todas nuestras acciones parecieran estar encaminadas al sufrimiento, ya sea las realizadas sin previa reflexión (no muy distinto de las bestias), o ya incluso aquellas acciones que buscan evitar el sufrimiento. Aún más, pareciera ser que éste fuese el destino de todo ser consciente en el mundo. (más…)


Sobre el ateísmo – ateo gracias a Dios

por: juan ignacio rodríguez

«Pero decidme, hermanos míos, ¿qué es capaz de hacer el niño que ni siquiera el león ha podido hacerlo? ¿Por qué el león rapaz tiene que convertirse todavía en niño?
Inocencia es el niño, y olvido, un nuevo comienzo, un juego, una rueda que se mueve por sí misma, un primer movimiento, un santo decir sí».
Friedrich Nietzsche,
Así habló Zaratustra,
De las tres transformaciones.

1.

Me pasa de vez en cuando que me intriga la cuestión de Dios y el ateísmo. Aunque cada vez menos desde que, espero, dejé de ser un adolescente. Supongo que antes me preocupaba desde la rebeldía, desde un Nietzsche mal digerido o asimilado por el joven que lo lee y se cree filósofo: no creo en Dios, es una mentira, una debilidad, soy ateo. Pero cada vez menos, decía, y, superado ya Dios, cuando sucede (más…)