Entradas etiquetadas como “dostoievski

Los caprichos de Dostoievski*

por: juan ignacio rodríguez

“Yo había imaginado que Dostoievski era una suerte de gran Dios insondable, capaz de comprender y justificar a todos los seres. Me asombró que hubiera descendido alguna vez a la mera política, que discrimina y que condena”. A Borges ―autor de las palabras recién citadas (Obras completas, Emece, vol. 4, p. 573)― no le hubiese gustado el Diario de un escritor (Páginas de Espuma, 2010): hay en él mucho de mera política. O  tal vez sí, porque como buen Dios, el escritor ruso tiene allí ojos para todo: lo mero, lo grande y lo mediano. Son 1.616 páginas que a juicio de su editor, Paul Viejo, muestran, “por fin, todas las facetas y caras de Dostoievski, desde el polemista, serio y grave que conocíamos, hasta un autor mucho más burlesco, satírico y sarcástico que permanecía algo más oculto”. ¿Representan más a Dostoievski que su literatura? Responde el editor: “No más, pero sí quizá de manera más (más…)

Anuncios

Dostoyevski: realismo metafísico, misticismo y espíritu karamazovianos (final)

6. Conclusiones.

Quedo en deuda respecto de la relación Dostoyevski-Nietzsche. Dos amigos, Raúl Madrid y Juan Ignacio Rodríguez, revisaron uno de los tantos borradores de este manuscrito y ambos fueron enfáticos en que no le hacía justicia a Nietzsche. Les agradezco sus comentarios, que me fueron muy estimulantes y útiles; pero no me queda más que disculparme sinceramente con ellos por la imposibilidad física, antes mencionada, respecto de cualquier intento de hermenéutica justiciera que tenga que ver con el autor alemán.

Las coincidencias de intenciones y actitudes entre el realismo metafísico contemporáneo y el realismo metafísico karamazoviano han quedado a la vista: la naturaleza, sus leyes, etc. (más…)


Dostoyevski: realismo metafísico, misticismo y espíritu karamazovianos (5).

5. Espíritu karamazoviano.

El realismo metafísico y el misticismo forman parte del espíritu karamazoviano. Pero también del espíritu del mismo Dostoyevski. Aquí nos encontramos con una encrucijada, con un acertijo, con una dificultad que acaba por ser seductora a la vez que iluminadora, y que consiste en saber si el espíritu de los Karamázov representa al espíritu de Dostoyevski. Y las razones para el y para el no parecen no ser del mismo peso. Por supuesto, en cuanto al no, tratándose de una novela, podría pensarse que se trata de mera ficción, de imaginería artificiosa de una mente enardecida por sus pasiones e histerismos, que no intenta otra cosa que la creación estética, el placer en lo bello o el displacer en lo horrible, la contemplación de las voluntades deformes o finamente ilustradas. (más…)


Dostoyevski: realismo metafísico, misticismo y espíritu karamazovianos (4).

Tal vez Nietzsche tuvo que haberle hecho justicia a Dostoyevski, por lo menos más que tratándolo de psicólogo. Evidentemente. O tal vez un buen conocedor del nihilista pueda explicar qué sucede acá, qué es de uno y qué es de otro, o cómo entendió, si lo hizo o tenía que hacerlo, el otro al uno. Debo reconocer que, a estas alturas, con mis años a cuestas, cualquier intento de hermenéutica nietzscheana me resulta físicamente imposible.

Llama la atención que el huésped hable de la felicidad en esta Tierra, y sólo en esta; tal vez esa sea la caracterización final del desarrollo de la ley de la naturaleza si se dieran las condiciones suficientes para que llegue a ser operativa. Sin embargo, y sólo para plantear el problema: ¿qué sucede en definitiva con la felicidad ante esta oposición (más…)