Entradas etiquetadas como “montaigne

Montaigne y el aburrimiento en la filosofía

por: alejandro fielbaum s.

“ El testimonio más seguro de la sabiduría es un gozo constante interior; su estado, como el de las cosas superlunares, jamás deja de ser la serenidad y la calma; esos terminajos de baroco y baralipton, que convierten la enseñanza de los sabios artificiales en tenebroso lodazal, no son la ciencia, y los que por tal la tienen, o los que de tal suerte la explican, no la conocen más que de oídas… Por no haber logrado alcanzar esta virtud suprema, hermosa, triunfante, amorosa y deliciosa, al par que valerosa, natural e irreconciliable enemiga de todo desabrimiento sinsabor, de todo temor y violencia, que tiene por guía a naturaleza y por compañeros la fortuna y el deleite, los pedantes la han mostrado con semblante triste, querelloso, despechado, (más…)

Anuncios

Pascal lector de Montaigne. Lectores del hombre. (II)

por: cristian soto*

III. Montaigne o “la miseria del hombre sin Dios” (73).
XXXX
Así como puede sostenerse que Pascal coincide con Descartes en la primera parte de su producción intelectual, es decir, en su interés por las ciencias físico-matemáticas, por la investigación experimental de la naturaleza, puede sostenerse también que el último Pascal, el de las Provinciales, el de los Pensamientos, coincide con Montaigne en las preocupaciones eminentemente morales y prácticas de la reflexión filosófica. Pascal presta atención al Descartes científico, pero toma poco de él en relación con su filosofía, y poco a tal punto que casi podemos estar seguros de que cuando toma algo, lo hace para deshacerse de ello con algún ademán que llame la atención de su público filosófico – señalado quedó (más…)

Pascal lector de Montaigne. Lectores del hombre. (I)

por: cristian soto*
XXXXXX
Le copio a Brunschvicg. Por supuesto, antes de leer esto, tienen que leer a Brunschvicg. Y todavía antes a Montaigne y a Pascal. También a Descartes. Pero tengo que advertirlo de inmediato, es lo primero que tengo que hacer: le copio a Brunschvicg porque fue él, quien, impresionado tras la lectura de estos tres genios de la primera modernidad, escribió un libro acertado en todas sus líneas bajo el título de Descartes et Pascal Lecteurs de Montaigne. Su propósito es otro, más sobrio, elegante y consumado; el mío es personal y casi quijotesco, aunque espero no raye en el mal gusto de lo caricaturesco. No es útil, pero tampoco perdí el tiempo. Es, se puede terminar creyendo, un ajuste de cuentas, colocar las cartas sobre la mesa, con las manos abiertas sobre ella (más…)

Editorial: Sobre el ensayar

Tábano es una revista de ensayos. ¿Qué es un ensayo? Aquí al menos, no un tipo de escritura delimitado, seccionado y clasificado entre los distintos tipos de trabajos intelectuales publicables, por ejemplo, en medios académicos. No se trata del ensayo junto al artículo, la recensión, la investigación u otro. De hecho, según entenderemos el asunto, y si se quiere seguir con las clasificaciones, esos tipos de escritos serían, quizás, tipos de ensayos, de essais: es decir, aquel quehacer que encontramos en la obra (en el obrar) de Michel de Montaigne: un garrapatear vivencias, hacer o ensayar meditaciones desde ellas, desde uno, sin otro objeto que el garrapatearlas, que el decir cosas, y lo mucho que ello supone y propone. (más…)